2- Equipo UPV Eco-Marathon

publicado en: Shell Eco-Marathon | 0
Representación del equipo que inició el proyecto
Representación del equipo que inició
el proyecto

En el mes de febrero de 2003, se hace la primera convocatoria por parte de profesores del Departamento de Máquinas y Motores Térmicos (CMT) a la que acuden más de 80 alumnos y 20 profesores de diferentes departamentos, entre los que están el Departamento de Ingeniería Mecánica y Materiales y el Departamento de Expresión Gráfica. De aquí surgen 5 grupos de trabajo en las líneas de motor, chasis, carrocería, electrónica y organización que se comprometen a buscar información sobre cada uno de los temas.

En este proceso de búsqueda de información se realizan dos viajes a Francia uno a Nantes donde está el equipo que ha ganado prácticamente todas las ediciones hasta la fecha y otro a Nogaro en los días de la competición. Este primer año se sientan las bases para seguir trabajando en el curso siguiente.

En el segundo año se siguen trabajando las mismas líneas y se plantea como objetivo acudir a la carrera, pasar las verificaciones e intentar puntuar. Para lo cual se adquiere una carrocería de un equipo de Barcelona y se adquiere el primer motor Hatz, el motor que usara el equipo en prácticamente todas las ediciones.

Equipo que acudió a Nogaro en la primera participación
Equipo que acudió a Nogaro en la primera participación

Se constituye un pequeño grupo de trabajo que se dedica a aprender a trabajar con fibra de carbono. Fruto de este proyecto es la construcción final de 5 ruedas de fibra de carbono. Durante el año se realizan las modificaciones oportunas para poder colocar el motor Hatz en el interior de la carrocería, para lo cual hubo que ensancharla y construir un subchasis interno para sujetarlo. Además se construyó todo el sistema de dirección y transmisión.

Todo este trabajo de un equipo inexperto terminó en un coche que se movía, que superó las verificaciones y logró clasificarse con 528 km/l en la edición del año 2004. El año siguiente consistió en intentar modificar aquellos aspectos en los que parecía que se podían mejorar. El objetivo fue volver a competir, mejorar el resultado del año anterior e intentar reunir el máximo de información posible sobre los vehículos de otros equipos. En esta labor se consiguió reducir el peso en más de un 20%. Se mejoró la rodadura y la visibilidad del piloto.

En la edición del año 2005 se obtuvo un resultado de 623 km/l, que nos colocó en la primera posición de los equipos españoles.

Segunda participación en la carrera con un resultado de 623 km/l.
Segunda participación en la carrera con un resultado de 623 km/l.

Se habían sentado las bases para conseguir una infraestructura dentro de la Universidad Politécnica con la que no solo construir un vehículo competitivo, si no evolucionarlo año a año, consiguiendo cada edición superar la marca anterior de Km/l.

A partir del año 2006, con la construcción de su primer vehículo de fabricación propia, se puede decir que el equipo ya se ha consolidado, y sera hasta la cancelación del proyecto en 2012 que se participara ininterrumpidamente logrando grandes resultados. Son estas ediciones las que quiero mostrar a modo biográfico en esta serie de entradas.

Los medios humanos del equipo, se centraban en los propios alumnos que todos los años colaboraban con el proyecto. Estos siempre han sido la espina dorsal del equipo, ya que eran quienes finalmente hacían el trabajo. Por supuesto, siempre tutelados por un director de proyecto, y una serie de técnicos de laboratorio que aportaban continuidad y cierto nivel de experiencia, así como personal docente y profesores en su mayoría del departamento CMT.

Los alumnos, que por lo general rotaban de año en año, aprovechaban la baja carga lectiva de sus últimos años de carrera para trabajar en el proyecto, lo que al final de la prueba les proporcionaba suficiente documentación como para realizar sus proyectos final de carrera. En todos estos años de participación, se han realizado en torno a la Shell Eco-Marathon, mas de 22 proyectos fin de carrera, de los cuales 4 han sido Premio Bancaja.

Taronjet 2006En cuanto a los medios materiales, el CMT cedía uno de sus laboratorios situado en el Circuito de la Comunidad Valenciana Ricardo Tormo, como centro de operaciones de todo el proyecto. Perfectamente equipado, disponía de taller de mecanizado, oficinas con equipos informáticos, taller de automoción, lineas pre-ITV, y tres bancos de potencia de rodillos (Investigación, vehículos industriales y motocicleta). Ademas de esto, también se disponía de la colaboración de varios departamentos que han colaborado con el proyecto durante todas las ediciones, como el DIGD, el DIMM, ETSID, ETSIT, ETSII, etc…

Todas estas colaboraciones se realizaban bien con ayuda material, documentación y asesoramiento técnico, cursos de formación para los alumnos o, financiación, etc… Y algo también muy importante, el acceso a cualquier servicio de la UPV. Incluso se recurrió a empresas privadas para patrocinar el equipo. todo esto ha requerido un trabajo bastante importante, ya que este proyecto tiene asociados unos costes relativamente altos.

Como veis, durante todas las ediciones de este proyecto, se dispuso de una infraestructura compleja, un aporte de medios fundamental, el apoyo de las instituciones de la universidad, y la voluntad, el conocimiento y la ilusión de todos los alumnos que han pasado por este proyecto.

Con todo esto, descubriréis durante las próximas entradas de que fuimos capaces…

UPV ecomarathon